Autoestima

¿Tienes una identidad? ¿Le das valor?
Justamente eso es la autoestima, la conciencia de uno mismo; la capacidad de definir quién eres y decidir sobre ello. Por eso es tan importante, es la forma en la que nos juzgamos lo que marcan nuestro equilibro emocional y, por tanto, la salud mental.
Una autoestima negativa es la fuente permanente de dolor e infelicidad, tan común en depresión y ansiedad. Levantamos barreras defensivas ante el juicio y rechazo de los demás, pero a veces, somos nosotros mismo quienes nos juzgamos y autorechazamos.
Sin cierta dosis de autoestima, la vida puede resultar cuesta arriba, haciendo imposible la satisfacción de necesidades básicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *