La Tristeza

 

Todos alguna vez en la vida sentimos tristeza y muchas veces no sabemos cómo actuar frente a ella. La tristeza es una emoción primaria o básica que se produce cuando ocurre algo displacentero o negativo para nosotros. Está relacionada con situaciones de pérdida, decepción, separación o indefensión.

Cuando vemos que una persona está triste, entendemos que no se encuentra bien y que hay alguna razón por lo que la persona está sufriendo. ¿Podemos decir que la tristeza es algo que no sirve para nada? No. Esta emoción tiene entre otras la función adaptativa, lo que nos permite que pidamos ayuda a otras personas, que frenemos nuestras reacciones de agresión o que se reduzca la activación y así poder parar para considerar la situación.  Dicho de otra manera, la tristeza nos ayuda a dar la vuelta a esa situación motivando a la persona hacia una nueva actitud (reintegración personal). Por lo tanto es tan necesaria como cualquier otra emoción, pero como todas las emociones si se excede en duración, intensidad y frecuencia se agudiza y puede aparecer la depresión.

Así pues, el ser humano cuenta con una serie de emociones que aunque sean negativas, tienen una función indispensable para poder afrontar el día a día. No siempre todo es color de rosa, pero no podemos permitirnos que todos los días sean grises o negros (aunque a veces, sean necesarios).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *