Ansiedad y tristeza

Las emociones negativas son desagradables para nosotros. Éstas son las más estudiadas debido a su implicación en la salud, tanto física como mental.

Su función es ayudarnos en nuestra adaptación al entorno, pero pueden llegar a ser problemáticas si no las regulamos adecuadamente.

LA ANSIEDAD

Todos nos hemos puesto nerviosos alguna vez, hemos sentido que el corazón va más deprisa y que la respiración se acelera, por ejemplo, cuando esperamos una llamada importante o acudimos a una entrevista de trabajo.

¿Cuándo empieza a ser un problema?

La diferencia es sutil y consiste en la intensidad, duración y frecuencia de ese “nerviosismo”.

Cuando nos quedamos enganchados en pensamientos que nos hacen daño e interfieren en nuestra vida cotidiana, comenzamos a sentir ansiedad.

Para hacer frente a la ansiedad existen herramientas que se basan en el cambio de hábitos, pensamientos y el control de las reacciones de nuestro cuerpo.

No dejes que la ansiedad sea la protagonista de tu vida.

Comienza a mejorar tu día a día con nuestra ayuda.

LA TRISTEZA

¿Quién no se ha sentido alguna vez triste? ¿Conoces a alguien que no sepa que es la tristeza? Es algo totalmente cotidiano y muchas veces no sabemos cómo actuar frente a ella.

La tristeza es una emoción primaria que se produce cuando ocurre algo negativo para nosotros. ¿Podemos decir que la tristeza es algo que no sirve para nada? No, es adaptativa y nos ayuda a dar la vuelta a esa situación negativa para poder superarla. Pero no podemos dejar que se exceda en duración, intensidad y frecuencia porque puede aparecer la depresión.

Si sientes que tu tristeza ha llegado a ese extremo, no estás solo. Te ayudamos a regular y gestionarla mediante estrategias que mejoraran tu estado emocional.

Recuerda, la tristeza es algo normal y que sentimos todos. Está en ti el saber cómo manejarla.